El Tribunal de Apelaciones es el tribunal intermedio apelativo en el estado de Nuevo México.

Se encuentra entre los tribunales de distrito y ciertas agencias administrativas, que están por debajo, y la Corte Suprema de Nuevo México, que está por encima. Tiene jurisdicción sobre todo el estado. El Tribunal de Apelaciones actualmente examina apelaciones en todo tipo de casos, salvo casos penales que conlleven condena capital o cadena perpetua, apelaciones de la Comisión de Reglamentación Pública y casos relacionados con habeas corpus. El volumen de casos del tribunal es de aproximadamente 900 casos por año.

El tribunal está compuesto por diez jueces. Cada juez tiene dos actuarios. Conforme a la ley, los jueces actúan en paneles de tres en todas las opiniones de apelaciones y se requiere el acuerdo de dos de los jueces. Las mociones pueden ser resueltas por un juez, a menos que la moción se refiera al fondo del caso, el cual es decidido por un panel de dos o tres jueces. Además, el tribunal cuenta con personal de planta permanente que consiste en diecisiete empleados: un abogado jefe, dos abogados superiores, trece abogados y un auxiliar administrativo. La oficina del actuario tiene un personal de nueve empleados: un abogado/actuario jefe, un administrador del tribunal, un especialista financiero, dos auxiliares administrativos, un especialista judicial superior del tribunal de apelaciones y tres especialistas judiciales del tribunal de apelaciones. 

El tribunal tiene dos oficinas, una en Santa Fe y otra en Albuquerque. Actualmente, tres despachos se encuentran en Santa Fe y siete en Albuquerque. La oficina de Santa Fe está ubicada en el edificio de la Corte Suprema de Justicia y la oficina de Albuquerque está ubicada junto a la Facultad de Derecho de la Universidad de Nuevo México.